martes, 20 de enero de 2009

Ser guiados por el Espíritu Santo

Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gálatas 5:18

Esta semana me sucedieron algunas cosas que me hicieron reflexionar acerca de cosas que Dios me había guiado y que dieron exelente fruto.

La importancia de ser guiados por el Espíritu Santo es la clave y la garantía de tener victoria y cumplir con la voluntad de Dios para tu vida. tratare de compartirte de forma clara y práctica sobre este tema.

Para empezar pensemos esto: ¿Habrá algo más grandioso que saber que Dios mismo nos está guiando? puede que nos diga: "Ve por aquí" o "Haz esto y aquello" y cuando entendemos el valor de tener detrás a Dios como guia no podemos menos que postrarnos y adorar. Nadie jamás podría guiarnos mejor que Él.

Para ser guiados por el Espíritu Santo debemos tener una vida rendida a Dios. Amandolo, temiendole y obedenciendo. Para poder ser guiados por Dios, primero debemos ser tratados por Él.

El hecho de que busquemos la guia del Señor indica en nosotros una buena actitud de humildad y sumisión. Las personas que tienen una confianza natural en si mismos dificilmente esperen la aprobación y la guia del Espíritu Santo, cuando no somos tratados en la autoconfianza carnal obramos de acuerdo a nuestros propios puntos de vista. Pero el resultado será frustración.

Dios nos llevará a un trato especial para quitarnos la autoconfianza natural o carnal en nosotros mismos. Y este trato resultara en que tendremos una confianza en nosotros mismos, pero basada en la confianza en el Señor. Nuestra confianza no vendrá de nuestra carne sino de nuestro espíritu, que esta unido al Espíritu de Dios. Hay dos clases de confianza 1. La carnal que nace con nosotros basada en nuestros conocimientos, orgullo y ego. y 2. La confianza basada en que Dios nos esta guiando y abrió una puerta para que avancemos. Estas dos confianzas son muy diferentes. Porque Dios quitará toda independencia natural hacia Él.

A veces en nuestra actitud no esperamos estar con la paz de Dios para avanzar sino que descanzamos en nuestra propia autoconfianza fuera de Dios. Rápidamente hacemos muchas cosas simplemente porque nuestra carne tiene una naturaleza enérgica y fuerte. Personas con voluntad firme y decidida serán llevadas por el Señor a un cambio radical, para que no se apoyen en su propia prudencia sino en el respaldo de Dios.

"Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia". Proverbios 3:5

La energía carnal y las iniciativas meramente humanas no tienen ninguna utilidad para Dios, porque la carne no se conecta con Dios, solo nuestro espíritu se conecta con Dios. Entonces nuestra voluntad puede tomar dos caminos: el que le indica nuestra propia opinion y el que le indica el Espíritu Santo a nuestro espíritu.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Romanos 8:14

Parece al principio cuando comenzamos a estudiar este tema como algo medio confuso o dificil de entender, pero en verdad que es muy sencillo. Para que lo entiendas imagina un sabio maestro experimentado en su oficio que enseña a su discipulo a ejercer dicho oficio. Pero en cierta ocasión el discíupulo se encapricha en hacer ciertas cosas que no son convenientes, aunque el maestro lo corrije, el discipulo no quiere obedecer, entonces el maestro simplemente lo deja y luego su resultado es frustración y verguenza. Finalmente el discipulo obedece a su maestro y tiene buen resultado.

Esto mismo nos pasa con Dios. Cuando iniciamos algo fuera de la voluntad de Dios en forma caprichosa y obstinada llegará el tiempo en que lamentaremos tal desición.

Es bueno esperar que la paz de Dios reine en nuestro corazón cuando estamos avanzando en algo. Es bueno esperar un poco hasta estar tranquilos que estamos haciendo algo en el momento adecuado y de la manera correcta.

Si tenemos cargas de hacer ciertas cosas como predicar, estudiar, emprender proyectos, ministerios, etc. Entonces seguramente es porque el Señor nos va a respaldar en eso, pero aun debemos pedirle al Señor que nos guie en detalles y en el tiempo adecuado. Puede que tengamos ciertos deseos, los cuales se irán realizando con el tiempo, pero aun asi en todo es necesaria la paciencia. ¿Recuerdas la historia de Abraham? que le habia pedido un hijo a Dios y el Señor le prometió no solo ese hijo sino una desendencia de hijos sobreabundantes. Sin embargo el fallo en esperar, creyó, obedeció, pero no supo esperar la promesa y se adelantó, ¿resultados? dolor, sufrimientos y peleas familiares en ese tiempo y en las generaciones que vinieron luego entre Isaac e Ismael.

Es de sabios obedecer al Señor y tener paciencia cuando sea necesaria.

"porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa". Hebreos 10:36

Dios no olvida aunque pasen años las cosas que el te ha prometido se cumplirán si tomas la actitud correcta. Para Dios no hay nada imposible.

El problema es que a veces tenemos un autosuficiencia, ego y orgullos tan elevados que pensamos en verdad ¡que para nosotros nada es imposible!, hasta que Dios se encarga de llevar todo eso a la cruz por medio de los tratos personales.

como escuchar la voz de Dios

1 comentario:

  1. hola!! me gusto leer ésto, y que nos sirve de mucho para ser siempre mejores personas pero con la ayuda de nuestro Dios.

    ResponderEliminar

Sobre este material

Cualquiera que desee usar este material para compartir, lo puede hacer siempre que sea en forma gratuita, indicando autor y agregando un link (enlace) activo a esta dirección: Luminares.org - Dios te bendiga - Esteban Correa -

Te comparto estos Blogs

Seguidores